40 gorriones y pico

Vivo en Mar del Plata porque no concibo la idea de que una ciudad pueda crecer indefinidamente. La presencia del mar obliga a la gente a tener que desparramarse en sólo tres puntos cardinales, y eso es lo que busco: que la ciudad termine en algún momento.

Además, tiene las cosas de una gran ciudad, y en algunos casos, el espíritu de las pequeñas. Digamos que la elijo cada día por estas cosas.
A pesar de todo, no suelo usar el recurso del mar: no hago surf, voy poco a la playa (trabajo más en el verano, como corresponde), no suelo pescar, no salgo a correr…

Pero de vez en cuando me voy a verlo un rato. Eso hago: lo miro.

Y le hablo, claro; lo saludo, le preguntó por qué se picó, o le agradezco la calma. Conversaciones que ya considero naturales.

Una tarde, en uno de esos remansos entre tormenta y tormenta, me fui a verlo. Elegí un lugar al que hacía mucho que no iba: la rotonda del Golf Club, frente al puerto.

El clima me obligó a quedarme tomando mates en el auto. Hasta aquí, nada del otro mundo.
Lo curioso fueron los gorriones.

El primero en posarse sobre el capot del auto era tal vez el más robusto. Dio unos saltos hacia el vidrio, mirando fijamente el mate que yo sostenía impávido.

Le retribuí la mirada, pero la desvié enseguida hacia el segundo de los gorriones, que ya saltaba sobre la chapa.

Miré por la ventana y por los espejos, esperando encontrarme con la misma escena en el resto de los autos que había en el sector, pero eso no pasaba. Sólo había gorriones en el mío. A los pocos minutos, ocho gorriones se habían apoderado del capot.

Fueron apareciendo más pájaros. A mi izquierda, sobre el asfalto casi negro, y sin que medie un soborno de migas de mi parte, se agazapaban más de 25 gorriones; la misma imagen se repitió delante del auto, sobre la vereda, pero allí eran menos aves.

El reflejo del sol sobre los gorriones, que me miraban con insistencia, daba un efecto surrealista que no había visto en otra ocasión.

Empecé a pensar que la situación era digna de una reflexión edificante. Estaba en eso cuando el “Refutador de Leyendas” que todos llevamos dentro (gracias, Dolina) me explicó que los pájaros se quedaban por no sé qué barrera contra el viento y algo de los rayos de sol…Preferí no escucharlo.

Preferí quedarme ahí hasta que los cuarenta gorriones decidan irse, dejarme seguir con mi vida.

Anuncios

~ por Alejo Salem en septiembre 22, 2011.

6 comentarios to “40 gorriones y pico”

  1. Los gorriones, cuál otros “bichos” (leáse perros, gatos, palomas, etc) perciben y más que nosotros, para mí que se acercaron porque vieron un hombre serenamente inmerso en sus pensamientos y que no los ahuyentaría de ninguna manera. Y muy bien en dejar de lado al “Refutador de leyendas” y al “ángel gris”. 🙂

  2. Viviuska: No los ahuyenté porque quedé estupefacto…
    Gracias por pasar. Saludos.

  3. Yo que también vivo en una ciudad con mar, y que tampoco aprovecho su presencia para todas esas cosas que otros envidían excepto para mirarlo, me siento rara al leer este relato, que empieza de una manera con la que tanto me identifico pero acaba con una situación delirante, incongruente, pero de algún modo tan especial que sólo cabe preguntarme ¿por qué nunca estuve viendo el mar me aparecieron a mí ni siquiera unos pocos gorriones?

    Un abrazo

  4. Siberia: A decir verdad, no me parece que la aparición de gorriones por docenas sea algo edificante… En una de esas es mejor que no aparezcan.
    Abrazo.
    Y gracias por seguir pasando.

  5. el verano pasado decidi que pasaré el resto de mi vida en un pueblo con mar, en cuanto pueda.

    Mar del Plata para mí es un tema aparte.
    amor/odio/amor/odio/odio/odio/amor/miedo.

  6. Muy primaveral!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: