Uno

“Después de las primeras horas el tiempo sufre una transformación peculiar: hay una especie de pausa mental y todo pierde sus límites reales, sobreviene un mareo, y luego la nada de la uniformidad de los pensamientos. El bloqueo no deja nada en pie; uno sólo puede encontrarse consigo mismo: en el mejor de los casos hay una preocupación por el futuro inmediato, lo cual da (innecesariamente) más tiempo.
Y después lo inevitable del tedio. Ese estado insobornable de eternidad ingrata que termina por convencernos de la inutilidad de la introspección. El encuentro con uno mismo queda tras la dolorosa realidad de saber que si no fuera por nosotros estaríamos mucho mejor.”
En esto estaba cuando se abrió la puerta del baño en el que había quedado encerrado.

Anuncios

~ por Alejo Salem en noviembre 11, 2010.

2 comentarios to “Uno”

  1. Y vuelves y como siempre me atrapas con tu buen escribir. Corto relato y tan intenso que no adivino cómo puede lograrse.

    Un abrazo

  2. Todo se recicla… y muy bien rescatado está.
    Salúdolo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: